sábado, 24 de diciembre de 2011

Capacidad Crítica os desea Feliz Navidad

Capacidad Crítica os desea una Feliz Navidad en este año tan duro con nuestros mejores deseos para 2012.


Aprovechamos para enviar un cordial saludo a los principales lectores de este medio (españoles, latinoamericanos, especialmente a los colombianos y mejicanos, peruanos, venezolanos, estadounidenses, argentinos, alemanes y británicos), cuya estadística se incluye a continuación.

jueves, 8 de diciembre de 2011

El Discurso del Rey: Entre Urdangarín y los Minijobs

España votó y Rajoy tiene la mayoría absoluta. El PSOE está medio hundido. Pero el país, económicamente, en ruinas.

El BCE propone salarios de menos de 400 euros en España. La propuesta europea aboga por implantar en España la fórmula de los conocidos como 'minijobs' para atajar el desempleo y la economía sumergida.
http://www.republica.com/2011/12/07/el-bce-propone-salarios-de-menos-de-400-euros-en-espana_422549/


Nadie puede vivir con menos de 400 miserables euros en España. Ni, por supuesto, sumando dos salarios de minijobs. Vivienda y gastos básicos superan con creces dichos ingresos. ¿Qué clase de tomadura capilar es esto, señores del BCE?. ¿Están dispuestos ustedes a aplicarse dicho sueldo o no les aplica por su condición de funcionarios privilegiados remunerados con los impuestos de los europeos?. ¿Lo quieren para alguno de sus hijos?. ¿Lo hubieran querido para sus padres?. ¿Podrían haber llegado a dónde están con un minijob?.

Una sociedad moderna tiene que trabajar y esforzarse para que el nivel medio sea alto. Para que la mayoría de la gente viva lo mejor posible. Trabajando mucho pero con dignidad. Exactamente como en la mayoría de los países europeos. La organización del Estado lo debe propipiar, creando el marco donde lo público proporcione los servicios necesarios y sea la actividad privada de las empresas la que tire de la economía.

Los bancos no deben determinar la actividad económica, sino comportarse como empresas privadas que ofrecen unos servicios financieros a un determinado coste. Como tales, su nivel de endedudamiento no debe superar unos límites y en ningún caso los ciudadanos deben rescatarles, puesto que no rescatamos al resto de las empresas. La mala gestión es el riesgo que hay que asumir y pagar en una la economía de mercado.

Las empresas españolas deben internacionalizarse, deben aumentar su tamaño (las PYMES deben aspirar a dejar de serlo) y se puedan dar las condiciones de un entorno con conocimiento (RRHH de nivel), energía barata y una legislación que garantice un mercado con las menores distorsiones posibles y por supuesto, sin ineficiencias por adaptar productos debido a diferentes normativas (idiomas, técnicas, etc...) en un mismo mercado. Esa era la aspiración de la UE. Sólo Alemania, y en menor medida Francia venden a placer en Europa. Y claro, ahora ejercen de mandatarios del continente. Por cierto ¿quién les controla a ellos?.

El hecho es que una sociedad moderna se caracteriza por homegeneizar la renta entre su población. Igualarla es imposible e incluso sería perjudicial e injusto, toda vez el que más se esfuerce e incluso el que tenga una idea más brillante tiene que tener premio.

Ahora bien, me niego a aceptar que los que trabajamos con profesionalidad tengamos que pagar los excesos de unos politicastros de cuarta categoría, unos sindicatos del siglo XIX absolutamente desfasados, de unos banqueros irresponsables o de unos directivos de empresas absolutamente egoístas y sin ninguna responsabilidad social, pese a que el concepto esté de moda, ya que encima nos tenemos que tragar contradicciones y falsedades diariamente.

Sobre todo me niego a aceptar que los urdangarines de turno acampen a su anchas mientras que el BCE propone minijobs a ciudadanos del siglo XXI. Tenemos todos que invertir este futuro tan negro. Aunque sea apliquemos las buenas prácticas de los países que deben servirnos como referencia. O aumentamos el nivel o nos espera un panorama de pobreza. Entre la ostentación de la riqueza y la esclavitud miserable hay un término medio. Ese debería ser el objetivo.

Y entonces me pregunto, ¿qué dirá Juan Carlos en Nochebuena?. ¿Hablará de su yerno y de los minijobs?. En la siguiente noticia se puede ver un vídeo de 2005 en el que el lateral zurzo hablaba de integridad. La oratoria se ha convertido en el refugio de los sinvergüenzas.
http://www.elmundo.es/elmundo/2011/12/08/espana/1323302249.html